Blogia
Viaje a los sueños (polares)

Un día duro en la nieve

Un día duro en la nieve

Hay una satisfacción especial en encontrar lo que llevas buscando durante meses sin éxito... y eso fue lo que sentí el jueves cuando, tras 5 horas de marcha y ya casi anocheciendo, dimos con un rastro que, a mi entender, es lo que buscaba. ¡Dos juegos de huellas, además! Ahí estaban, esperándome en la nieve (lo que complica por un lado la toma de fotos de la huella, y por otro, todo el proceso de llegar hasta ella). Me jugué mi rabadilla en más de una ocasión en aquella ladera empinada y con nieve compactada, eché de menos crampones y piolet, y encima mi guia traductor que se movía agil mientras que yo, pendiente del precipicio que había a veinte metros, trataba de encontrar cualquier área sin nieve para avanzar.

Llegamos al coche de noche, menos mal que llevábamos el GPS... Me fui a dormir muerto, pero también contento y satisfecho. Ahora sólo falta que caigan en mis trampas. ¡Inch'allah!

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Marilyn -

¡¡Enhorabuena!! Eres una máquina...pero...¿tú no llevas el polvo de grafito, ni la masilla especial, ni todo lo que lleva Grissom para sacar huellas...?
¡qué raro!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres