Blogia
Viaje a los sueños (polares)

El silencio, y la niebla

El silencio, y la niebla

La noche del viernes, mi móvil comenzó a emitir un silencio ensordecedor, como si fuera un inmenso buque perdido en una niebla densa pidiendo ayuda. Y yo, que no podía explicarme por qué nadie más que yo podía percibir aquel estruendo afónico, acabé aturdido, envuelto por aquella ausencia, y me fui corriendo a la cama para taparme la cabeza con una almohada. Con pobres resultados.

En algún momento de la mañana, cesó.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

oroD -

Tantas noches escuchando el silencio del teléfono... hasta que lo apagaba.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres